Cómo cambiar la llanta de refacción de tu auto

Hombre cambiando una llanta ponchada

Vas conduciendo de cuando de pronto, te das cuenta que ¡tu llanta se ponchó! Pero mantén la calma, no todo está perdido. Aquí te diremos paso a paso cómo cambiar la llanta de refacción de tu auto. Es muy importante contar con este tipo de llanta en tu cajuela en caso de que la necesites; así como con las herramientas correspondientes (llave de cruz y gato hidraúlico) para poder cambiarla. Podrá parecer complicado, pero en realidad es muy sencillo y rápido. Veamos paso a paso cómo hacerlo:

ESTACIÓNATE EN UN LUGAR SEGURO

Por tu seguridad, procura orillarte en una vía o en una calle que de preferencia que no tenga mucha circulación. Evita también estacionarte sobre una superficie inclinada, porque podría causar que tu vehículo se deslice mientras realizas el cambio de llanta y puede ser muy peligroso.

¡SIEMPRE PON TU FRENO DE MANO!

Una vez que ya te estacionaste, es muy importante que coloques tu freno de mano. Así será más fácil cambiar la llanta de refacción de tu auto, porque así éste no se moverá.

Hombre activando el freno de mano

AFLOJA LOS BIRLOS

Toma la llave de cruz y gira los birlos en sentido contrario a las manecillas del reloj. ¡No los quites! Sólo aflójalalos. Asegúrate que la medida de la llave de cruz embone con la de tus birlos. En este punto te preguntarás, ¿cómo cambiar la llanta de refacción? Ahora mismo te diremos.

LEVANTA TU AUTO CON EL GATO HIDRÁULICO

Colócalo (cerca de la llanta desinflada). Debajo del chasis hay una pequeña “pestañita” que encaja perfectamente con la ranura del gato. Asegúrate que entre bien. Una vez puesto, acciónalo y empieza a despegar el auto del suelo.

 RETIRA LOS BIRLOS Y LA LLANTA PONCHADA

Después de levantar el auto, retira los birlos previamente aflojados y ¡asegúrate de no perderlos! Luego retira la llanta desinflada y guárdala en tu cajuela. Es importante que la lleves a reparar lo más pronto posible.

COLOCA LA LLANTA DE REFACCIÓN

Monta esta rueda y coloca los birlos en forma de equis. Después, apriétalos con la llave de cruz en el sentido de las manecillas del reloj. Asegúrate que queden bien apretados para que no se salga la llanta de su eje.

BAJA EL AUTO CON EL GATO

Pon de nuevo tu auto al nivel suelo con ayuda del gato hidráulico y retíralo del chasis y guarda las herramientas de nuevo en la cajuela.

RUEDA CON PRECAUCIÓN

Como ya viste el cómo cambiar una llanta de refacción es muy sencillo. Es muy importante que tomes en cuenta que este neumático está diseñado para viajes cortos, conduciendo a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora, así que ten mucha precaución y no te excedas en los límites de velocidad. Recuerda, la llanta de refacción solo debe usar utilizada para emergencias.

Finalmente si necesitas llantas nuevas te recomendamos visitar nuestros distribuidores Bridgestone y ¡descubre todo nuestro catálogo!