Diferencias entre los frenos ABS y los frenos de disco

Símbolo de Frenos ABS en el tablero de un auto

La seguridad en un auto es básica, y sin duda uno de los elementos más importantes a la hora de conducir son los frenos. Existen diferentes tipos, entre ellos los frenos ABS y los frenos de disco. Veamos las diferencias entre cada uno de ellos para que analices cuál es la mejor opción para tu auto.

¿Qué son los frenos ABS?

Es un sistema que bloquea las llantas para evitar que el auto se deslice o se patine, haciendo que el vehículo se detenga rápidamente y permanezca estable a la hora del frenado. Su principal función consiste en que el conductor mantenga el mando del volante para evitar un derrapamiento o un “volanteo”.

Algunas de sus ventajas:

- El conductor conserva un dominio perfecto al momento de frenar

Tiene un mejor control en curvas

El auto no se derrapa al frenar

Más seguridad del automóvil

Recomendaciones:

Es importante mantener presionado el freno lo más firme posible, este tipo de presión se necesita para que el sistema de frenos ABS funcione a la perfección. Se puede sentir una vibración y escuchar algunos ruidos, pero esto quiere decir que el funcionamiento ABS está trabajando correctamente.

Este tipo de frenos generalmente se encuentran en autos de lujo o de mayor costo.

Frenos ABS

¿Qué son los frenos de disco?

Se encuentran localizados en la parte delantera del auto y están diseñados para disminuir la velocidad. Su principal funcionamiento consiste en que en el momento en que el freno se pisa, se activa la bomba hidráulica que conduce el líquido de frenos hacia el disco, logrando que el auto se desacelere inmediatamente.

Algunas de sus ventajas:

Capacidad de refrigeración

Estabilidad

Facilidad de instalación

Costo/Beneficio

Recomendaciones:

Cuando cambies los frenos de disco recuerda también reemplazar las pastillas, dado que tienen el mismo nivel de desgaste. Además, los componentes del sistema de frenos se deben reemplazar por ejes, para así asegurar una frenada más segura y una mejor estabilidad del auto.

Es importante tener en cuenta que los discos no solo se desgastan por el efecto de las pastillas, también lo hacen por el calentamiento excesivo.

Líquido de frenos

Sin importar qué tipo de sistema utilices, frenos de disco o frenos ABS, es muy importante cambiar el líquido de frenos ya que evita la corrosión y prolonga la vida útil de los componentes. Es recomendable cambiarlo cada dos años.

¡Nos vemos en la próxima parada!